Autónomos: trabajadores en cuerpo y alma